Critica del concierto de Kiss en Palau Sant Jordi (Barcelona) el 21 de Junio de 2015La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Kiss
Palau Sant Jordi
21/06/2015

Texto: Fernando Poveda
Cartel promocional

La gira conmemorativa del 40º aniversario de la autoproclamada “The Hottest Band in the World” recalaba en Barcelona, en un Sant Jordi que lo cierto se les quedó algo grande a los neoyorkinos, un tercio de la pista y la grada colindante al escenario no se ocuparon para lamento de la cartera de Mr. Simmons. Y ello resulta curioso, dado que la banda ha llegado a un grado de popularidad y aprobación dentro del público no rockero superior al de hace, pongamos, 25 o 30 años, cuando la losa “jevi” les acompañaba. Quizás fuera el precio de este tipo de eventos o quizás uno de esos extraños comportamientos de nuestros días: gente que luce camiseta de Kiss o se pinta los clásicos maquillajes en época de Carnaval, cuando a la par, la faceta musical de la banda se la trae bastante al pairo y no serían capaces de nombrar más de tres canciones del grupo. Ralladas aparte, The Dead Daisies calentaron la noche y dejaron muy buen sabor de boca. Se trata de otra de las muchas superbandas surgidas últimamente, en este caso con el siempre preciso Corabi a la voz y compañeros de viaje como los omnipresentes Richard Fortus y Marco Mendoza a la guitarra y bajo respectivamente. Versionearon el “Evil” de Willie Dixon, “Hush”, “Helter Skelter” más temas propios donde el Hard y el Classic Rock son denominador común, y nos dejaron con ganas de darle una escucha a alguno de sus dos LP’s publicados.

Kiss desataron la euforia al aparecer en las pantallas caminando hacia el escenario, y es que el espectáculo es bastante similar al ofrecido en su última visita en 2010 cuando pude verlos en Vitoria. “You Wanted the Best and you Got the Best” nos anticipaba a una eterna “Detroit Rock City” donde la aparición en escena fue algo más simple, con un escenario también menos impactante, si es que eso se puede llegar a decir de un escenario de Kiss. A partir de ahí, el ritual se repite, Paul Stanley nos sigue ofreciendo todo su amor con frases como “Entiendo sus sentimientos y mi corazón es de ustedes” o algo parecido, y Gene Simmons se convierte en el motor del show, tomando la voz solista en cada vez más ocasiones; el Starchild lleva ya algún tiempo limitado en este aspecto, como pudimos comprobar. Con “Deuce” y la banda asomada al foso y tocando para los fotógrafos (ey, ¡a Kiss le gusta que todo el mundo salga contento!), dieron paso a temas algo más rebuscados haciendo hincapié en un disco “menor” como “Creatures of the Night” del que cayeron la homónima, “I Love it Loud” y “War Machine”. El tema del set-list en estos casos suele ir a gusto del fan, pero al preferir su época 70’s, se me quedaron algunos temas en el tintero (¿Strutter?, ¿C’mon and Love me?), aunque es comprensible que se intente representar cuanto más mejor. Entre pirotecnia y efectos visuales, con Gene escupiendo fuego o volando hasta el techo avanzó la ceremonia, ya conocida, pero efectiva y alucinante, aunque sobretodo si es tu primera vez o si eres unos de los muchos niños que había en el Sant Jordi.

Inevitables los solos de guitarra a cargo de un correcto y discreto Tommy Thayer, la sombra de Ace es alargada; y de batería por Eric Singer, quien subía y bajaba a lomos de su kit, aunque esta vez ni siquiera dio un paso adelante para cantar “Beth”. Con todo ello, la labor de los dos miembros “menos Kiss” de la banda es la de sustentar musicalmente el show, y cierto es que en este punto no hay queja alguna. El tramo final lo ocuparon todos sus inevitables de los ’70 con el demonio reinando en “Calling Dr. Love”, “God of Thunder” y “Cold Gin”, erigiéndose en el vencedor de la noche, con el terrorífico numerito de la sangre retrayendo a mi cabeza la mítica carpeta del “Alive II”. Antes de los bises seria Paul quien, tras hacernos gritar su nombre y asegurarnos que quería fusionarse con su público, cogiera la tirolina para volar al centro del Palau y atacar “Love Gun” y “Black Diamond”, bazas seguras ante un público brazos en alto y ya a estas alturas sin espacio para vídeos en el móvil. Cerraron unos espléndidos bises donde enlazaron la incontestable tripleta: “Shout it out Loud”, “I Was Made for Lovin’ you” y “Rock’n’Roll all Nite”, con lluvia de confetti y el espectáculo ya desatado, varios miembros sobre plataformas voladoras, la batería varios metros sobre el nivel del escenario, entretenimiento en estado puro. Todo ello te sigue dejando con esa sensación de pasmo e impresión que hace indiscutible el deber de asistir a un bolo de Kiss, al menos una vez, una experiencia rockera con todas las letras.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso