Critica del concierto de Black Mountain en Bikini (Barcelona) el 1 de Abril de 2016La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Black Mountain
Sala Bikini
01/04/2016

Texto: Fernando Poveda
Cartel promocional

Tras haber degustado fenomenales discos como “Wilderness Heart” o, sobretodo, “In The Future”, sentía curiosidad por ver como se desenvolvían los canadienses Black Mountain en escena a la hora de plasmar esos efluvios de rock, psicodelia, folk, stoner y experimentación que se respiran en sus surcos. Su pasada aparición en el Azkena recibió opuestas críticas: viaje estimulante con final feliz o turra inaguantable; en todo caso, parece claro que el suyo no es un plato para todos los gustos. La gira les trae presentando “IV”, publicado el día del bolo precisamente, y el no poder haberle dado una escucha se convirtió a la postre en un error, ya que cayó casi entero, tratándose de canciones en su mayoría menos directas, más ambientales y de ésas que necesitan algo más de dedicación para pillarles el punto.

Un repetitivo sintetizador acompañado de la angelical voz de Amber Webber nos adentraba poco a poco en “Mothers Of The Sun”, tema de inicial de su nuevo LP, donde los teclados atmosféricos y las guitarras distorsionadas del líder y cabeza pensante del grupo Stephen McBean alargan el trance, muestra del lado más lisérgico que abrazaría la banda en gran parte del show. En otras como la también nueva “Florian Saucer Attack” o la pétrea “Stormy High”, ganan en contundencia, descargan riffs más stoner o sabbathianos, aunque esto no se ve reflejado en la actitud del quinteto, el cual interacciona cero con la audiencia, clavan los temas pero ni muestran empatía alguna ni se dirigen al público salvo para tímidos agradecimientos. Se entiende que, dado el estilo que practican, pretenden dejar que la música haga el trabajo, ser simplemente el transmisor de sensaciones y clímaxes no entorpecidos por pose alguna, pero ciertamente en el caso de la vocalista, su pasotismo y la nula disposición escénica transmiten un bajón significativo.

Pese a ello, la velada se sustenta en las gustosas composiciones que atesoran, “Old Fangs” o “Wucan”, con la que iniciaron el bis, son gemas muy serias, con unos órganos retro de lo más hipnotizante, y con un Joshua Wells a la batería que personalmente se erigió en lo mejorcito que visualizar escénicamente. Otras nuevas como “Cemetery Breeding” o la final y sugestiva “Space To Bakersfield” se van añadiendo para conformar una discografía sin pasos en falso, bonitas melodías donde la sutil voz de Amber se aderezada con unos sonidos que incluso se pueden relacionar con películas de ciencia ficción, con esos ruiditos vintage perpetrados por el teclista. De todos modos, la impresión final es que Black Mountain no acaban de llegar a transmitir sobre las tablas el nivel que atesoran sus grabaciones, puede que se trate de una banda de estudio - de hecho la sensación en ocasiones era la de estar en medio de un ensayo, o puede que servidor no sea capaz de situarse en el plano al que su actuación quiere llegar. A mi parecer, algo más de apertura en ese aspecto, de encararse con los fans y mostrarse más apasionados, mejoraría su propuesta; con los mimbres que tienen, el salto cualitativo sería importante.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso