Critica del concierto de Chris Cornell en Gran Teatre del Liceu (Barcelona) el 21 de Abril de 2016La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Chris Cornell
Gran Teatre del Liceu
21/04/2016

Texto: Fernando Poveda
Cartel promocional

Oportunidad especial se presentaba en el Liceu barcelonés ante la posibilidad de ver de cerca y en formato acústico al líder de Soundgarden, quien se prodiga poco por aquí, no en vano su anterior visita data del año 99 en el Casino de l’Aliança de Poble Nou (obviando su visita al frente de Audioslave), cuando debutó en solitario con “Euphoria Morning”. “Higher Truth” es su nueva colección de canciones, último capítulo de una carrera en solitario que arrastra más sombras que luces, incluso su regreso discográfico frente a Soundgarden fue decepcionante, aunque todo ello iba a quedar olvidado durante gran parte de las dos horas y media que nos brindaría, con varios momentos llenos de emoción. Todo agotado, y el de Seattle dispuesto a repasar toda su trayectoria y proyectos con el solo abrigo del cello de Bryan Gibson, quien iría entrando y saliendo intermitentemente de escena.

Inició recordando a Prince y como un mensaje de texto lo había alertado tan sólo unas horas antes de su fallecimiento, por lo que “Nothing Compares 2 U“ sirvió de homenaje al finado, mientras nos alertaba del cariz cercano que tomaría el show, con un Cornell muy hablador, bromeando y contando historias entre tema y tema, rol que le sentó de maravilla y ayudó a que los minutos pasaran en un suspiro. La nueva “Before We Disappear”, enlazó con “Can’t Change Me” y con el “The Times They’re A-Changin’” de Dylan, quizás una sorprendente cover, difícil de emparentar con él, como todas y cada una de las que tocaría durante la noche, pero que nos sirvió para constatar que su privilegiada y única voz se mantiene intacta. “Like A Stone” o “Getaway Car” representaron sus momentos más atinados al frente de Audioslave, y paulatinamente fue echando la vista más atrás para, en la parte central, recuperar joyas de Soundgarden y Temple Of The Dog como “Fell On Black Days”, “Say Hello 2 Heaven” o una inmensa “Blow Up The Outside World”, las mejores recibidas por todos los que, en esos instantes, sucumbimos ante el vocalista. Aunque hubiera algún momento extraño como la interpretación del “One” de U2 con la letra del “One” de Metallica (¿?), o la del “Billy Jean” de Michael Jackson que se podría haber ahorrado, fue con la dulzura de “Black Hole Sun” o con el trote de “Rusty Cage” cuando se encauzó una velada que fue de menos a más, con la potencia de una garganta que transportó a todos los presentes un par de décadas atrás.

Le dio tiempo a recordar a su colega Andy Wood, y cómo vomitaba a finales de los ’80 en los lavabos de un pabellón ante los nervios de ver un show de, precisamente, Prince (uno de sus artistas favoritos); a bromear sobre el público que se asomaba desde el quinto piso del Liceu; o a desechar la petición de un decidido fan que le exigía “Jesus Christ Posse”, ironizando sobre lo imposibilidad de tocarla en ese formato y lo cachondo de la situación. Ahí me pareció ver el espíritu que transmitían aquellas bandas de Seattle, la cercanía y el sentido de humor de un tipo lleno de vitalidad, quien a día de hoy graba una música menos excitante y da una imagen mucho más aburguesada y tradicional, fruto de su rol de feliz padre de familia (incluso sacó a su hija a saludar), y bien que hace… Esos ecos se vieron acrecentados por una “Hunger Strike” especialmente ovacionada o por la también esencial “Wooden Jesus”, demostrando Cornell la fuerza y los matices y colores que siguen albergando sus cuerdas vocales. Con el “A Day In The Life” de los Fab Four como guinda y con algún tema nuevo sostenido con bases programadas puso punto y final a un largo encuentro en el que aunque hubo de todo, sació las expectativas generadas y dejó finalmente un dulce sabor de boca. Raro es presenciar un recital de estas características por aquí, y más raro aún ver a Soundgarden en directo, así que, Chris, para la próxima ya sabes… ¡un bolo en sala con los chicos y rematas la faena!

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso