Critica del concierto de The Chris Robinson Brotherhood en Razzmatazz sala 2 (Barcelona) el 11 de Marzo de 2016La mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona.
    

Clicka aquí para ver todas las críticas de conciertos

Chris Robinson Brotherhood
Sala Razzmatazz 2
11/03/2016

Texto: Fernando Poveda
Cartel promocional

El larguirucho líder de los Black Crowes se presentaba con su actual banda en Barcelona, una especial gira española de tres fechas, marcada con fluorescente en el calendario por los numerosos fans de los cuervos. No sé si algún fan aún esperaba encontrarse a un Chris rockeando y cantando “Sting Me”, pero lo cierto es que con la hermandad se dedica a disfrutar y relajarse prolongando lo que ya oímos en discos como “Amorica” o “Three Snakes And One Charm”, algo que sus antiguos compañeros no acabaron de entender según éste ha declarado. Así, aparece la música más cercana a bandas tipo Grateful Dead o The Band, acentuando su lado hippie y dejando fluir las canciones tanto en minutaje como en riqueza instrumental, dando protagonismo a otros miembros para su lucimiento, respirándose un ambiente libre y sin ataduras.

Incluso el planteamiento del concierto recuerda a épocas pretéritas, dos sets de hora y media (Set #1 & Set #2) separados de un descanso de 15 minutos algo que se ve en los States pero nada común por aquí, algo normal porque pocas son las bandas de este pelaje que tenemos la suerte de que crucen el charco. Con la guitarra colgada y mucho más contenido, un Robinson cómodo y sonriente es uno más en una banda de lujo, sobretodo por el soberbio Neal Casal a las seis cuerdas, convertido en héroe de la fiesta con unos solos siempre precisos al servicio de lo que solicite la canción de turno; y por el ex-Crowes reciclado a las teclas, Adam MacDougall, quien comandaría en muchos momentos con su amplia diversidad de sonidos. Todo ello cimentado por el buen sonido del Razz 2, algo que celebro y espero se repita en futuros acontecimientos.

Iniciaron cada uno de los sets con más nervio, con clásicos rock’n’rolleros como “Takin’ Care Of Business” y “Shake, Rattle & Roll”, para después ir desgranando un repertorio que fue el que fue aunque podría haber sido otro, ya que cada noche varía en función de por dónde le dé a Chris: ante todo temas de sus álbumes y EP’s, aunque también versiones y alguna repesca de su banda anterior. No podía faltar “Rosalee” de su debut “Big Moon Ritual”, o más recientes como “Jump The Turnstiles” o “Beggar’s Moon” de su disco de hace un par de años “Phosphorescent Harvest”, dos canciones que podrían haber firmado perfectamente los de Levon Helm. En esa línea situaría la melancólica “Roll Old Jeremiah”, al contrario que “I Ain’t Hiding”, tema que ya me descolocó cuando la grabaron los Crowes y que aquí alargaron recreándose en su ritmo discotequero. Un tamiz más funky también le dieron al “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” del maestro Dylan, y cerraron el bolo con una estiradísima “Big River” de Johnny Cash, según me chivó el vecino, porque costó reconocerla lo suyo.

En definitiva, un show poco habitual por formato y por el nivel de los músicos sobre el escenario, perfecto compendio del mejor blues, rock’n’roll, country, funk, etc., etc. que merece la pena presenciar, aunque en momentos la mente se me fuera a otro lado o aprovechara para ir a la barra a por cerveza; fácil es desconectar de vez en cuando durante la actuación. Visto lo visto, éste es el camino que parece va a mantener ocupado a Chris Robinson durante largo tiempo, ¡o quién sabe!, el stand-by de los Crowes no tiene vistas de reactivarse ni se intuye una vuelta del grupo de los hermanos a corto plazo.

Bookmark and Share





Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso