a
ENTREVISTAS:
Nuevo Catecismo Católico
Cotton Mather
Ze Malibu Kids
Ryan Adams
Tricky Woo
Beachwood Sparks
The White Stripes
Clem Snide
Joe Strummer
Victoria Williams
The Cherry Valence
Zen Guerrilla
The Soundtrack Of Our Lives
Bummer
The Black Crowes
Jet Lag
De Luxe
The (International) Noise Conspiracy
Los Planetas
Los Enemigos
MERMAID
La Granja
Orlando
Sonic Boom
Money Suzuki
Billy Bragg
XTC
Sonny Vincent
Giant Sand
Hefner
Big Sandy
Demolition Doll Rods
The Bellrays
The Clash
The Walkabouts
 
Ver las otras entrevistas <-a The Mooney Suzuki por JAIME GONZALO

El gospel según The Mooney Suzuki

LA REFORMULACION PURISTA PERO FEBRIL CON QUE ESTOS NEOYORQUINOS PROPICIAN OTRO PRESENTE PARA EL SONIDO SIXTIES GARAGE ESTA CAUSANDO FUROR EN AMERICA. SU PRIMER ELEPE (VER RUTA 167) ES LA NUEVA BIBLIA DEL HIGH ENERGY RHYTHM´N´BLUES.

Gospel como forma de energía, como vehícu-lo para llegar hasta la experiencia mística, aquella en la que se exhorta a la participación más allá de las pasivas convenciones de la cultura rock. The Make-Up construyeron un (sospechoso) manifiesto de arte-como-medio-de-cambiar-la-vida. Tim Kerr hizo lo propio con su Young Lions Conspiracy, edicto en el que postulaba por la conversión ''del dolor y la depresión cotidianos en una formidable y artística presencia- expresión''. Desde Nueva York y producidos por este último, The Mooney Suzuki esgrimen el arte del sentimiento como medio de discernir lo falso y lo auténtico. Sammy James Jr. (guitarra y voz), D. Jones (bajo), Graham Tyler (guitarra) y Will Rockwell (batería) han grabado para Estrus, aquí Green Ufo´s, «People Get Ready», un mayestático álbum de milagrosos efectos y curativas canciones. Comenta la jugada desde Manhattan Sam Buonoaugurio, aka Sammy James, estudiante de arte transfigurado en predicador de la Iglesia Adventista del Séptimo Garage.

Sammy James Jr.

La revista Mojo publicó una entusiasta reseña de «People Get Ready». Por lo general la prensa británica no presta demasiada atención a bandas americanas con un sonido tan ''arcáico'' como el de M.S. ¿Qué crees que les atrajo?
Nos hizo tanta ilusión que escribieran de nosotros en Mojo. Mojo es como la forma suprema de literatura musical. La mayoría de revistas americanas no tienen nada que hacer ante Mojo. Supongo que sus redactores poseen unos apetitos más amplios y saludables. En la prensa americana de gran tirada no puedes leer sobre John´s Children, Pentagle, los Deviants o Bob Dylan. Ninguna revista americana se ha dignado reseñar «People Get Ready». ¡Y qué! Que aparezcas en papel satinado sólo significa que puedes pagar a un publicista para que te monte chanchullos. Aparecer en Mojo ha sido la materialización de uno de nuestros sueños.

La revista Mojo publicó una entusiasta reseña de «People Get Ready». Por lo general la prensa británica no presta demasiada atención a bandas americanas con un sonido tan ''arcáico'' como el de M.S. ¿Qué crees que les atrajo?
Nos hizo tanta ilusión que escribieran de nosotros en Mojo. Mojo es como la forma suprema de literatura musical. La mayoría de revistas americanas no tienen nada que hacer ante Mojo. Supongo que sus redactores poseen unos apetitos más amplios y saludables. En la prensa americana de gran tirada no puedes leer sobre John´s Children, Pentagle, los Deviants o Bob Dylan. Ninguna revista americana se ha dignado reseñar «People Get Ready». ¡Y qué! Que aparezcas en papel satinado sólo significa que puedes pagar a un publicista para que te monte chanchullos. Aparecer en Mojo ha sido la materialización de uno de nuestros sueños.

Como escritor de rock pienso que actualmente la prensa es el último media donde puede tener lugar la discusión articulada, la opinión rigurosa. Por el contrario, muchos sellos y bandas consideran que el periodismo escrito no sirve para nada. Tu cómo lo ves.
Las publicaciones europeas practican un periodismo inteligente y perspicaz. La prensa americana es menos admirable en ese sentido, pero resulta divertida si lo que pretendes es pasar el rato poniéndote al día de la cultura trash/pop, de la cual soy un gran seguidor. Indudablemente es un gran medio de difusión para un artista si éste tiene posibilidad de usarla como tal. Estoy seguro de que muchos periodistas americanos tienen cosas interesantes que escribir pero la mayoría de las veces sus mejores artículos son descartados en favor de cualquier compromiso con la moda.

Según se dice, The Mooney Suzuki se hicieron a sí mismos, sin agencias ni mánagers. Lo normal es que el sendero que lleva a una banda a grabar su primer disco sea un lecho de miserias.
Eso es porque nuestra biografía es una versión abreviada de la verdadera historia. Quién querría leer de los montones de mierda que llegamos a tragar el primer año. Ni a mi peor enemigo le desearía la experiencia de sacar adelante una banda en el East Village. Ya salíamos a tocar fuera de Nueva York y nos habíamos hecho con un público en otras ciudades, y en la avenida A seguíamos tocando en salas vacías. Incluso llevando ya un año pateándonos con éxito la costa este no éramos capaces de encontrar a nadie que quisiera publicar nuestro disco. Durante dos años estuvimos enviando cintas a todos nuestros sellos favoritos, Estrus inclusive, y apenas recibimos respuesta salvo un par de cartas fórmula. No fue hasta que tocamos con otras bandas de Estrus que Dave (Crider) decidió enviarnos una nota. Mientras tanto habíamos sacado algunos singles en sellos pequeños que no obtuvieron ninguna repercusión.

Will Rockwell

La de Nueva York siempre ha sido una escena dura pero productiva. ¿Hay algún indicio que presagie ahora mismo una nueva era para el rock neoyorquino?
Actualmente el rock neoyorquino está padeciendo un poco de sobresaturación y sobrepoblación. Hay una gran cantidad de gente creativa, motivada, con talento, pero en una noche dada, tienes docenas de clubs, cientos de bandas y un puñado de espectadores, todos ellos ocupados distribuyendo flyers de conciertos de sus propias bandas. Es muy frustrante.

¿Te identificas de alguna manera con la dilatada tradición rock de Nueva York?
¡Ahora te escucho! Si señor, desde Woody Guthrie buscándose la vida en los estudios televisivos hasta Bob Dylan en su despertar, pasando por The Blues Project, un desconocido Jimi Hendrix tomando el metro del Village a Harlem y viceversa, Sun Ra y los discos de ESP, los folkies y los bluesmen en la calle Bleeker, la Velvet en la Factory, por supuesto CBGB's, Ramones, Heartbreakers y la No Wave de los 80, Sonic Youth, Beastie Boys, etc. ¡Qué jodida mitología! Durante un tiempo quise ser la Velvet Underground. Ahora tenemos el toque Ramones, supongo que por los cortes de pelo, o puede que por ir uniformados, o vete a saber, por ser de Nueva York. No me importa. Para mi el rock and roll y esta ciudad son indisolubles. Siendo un chaval con una guitarra, no soñaba sólo con tocar en una banda, soñaba con tocar en una banda de Nueva York.


El álbum de los neoyorquinos funde a MC5 y Fleshtones con fervientes vocación garagera y pasión negroide

En M.S. la media es de 19 a 24 años. A vuestra edad la mayoría de la gente está monopolizada por su época, consumiendo la última moda. Me intriga saber como llegasteis a descubrir que el rock tenía un pasado.
Los padres de Graham Tyler eran rock´n´roll hippies que en los 60 y 70 tocaban en bandas, iban a conciertos en el Fillmore -el East Fillmore, se entiende (N. del A.)- y tenían una gran colección de discos. Todo eso le descubrió mucha música en su infancia, música que por lo general la gente tarda un

 

The Mooney Suzuki

tiempo en conocer. Graham contestó a un flyer que yo hice porque el nombre de los Stooges aparecía en él, y me introdujo a Music Machine y otras bandas. Creo que incluso a pesar de las actuales modas, en la subcultura del ''adolescente varón con su primera guitarra" -profesores de guitarra, empleados de tiendas de música, hermanos mayores, etc.-, el ''classic rock" goza todavía de un fuerte consenso. Yo me hice con una guitarra porque quería aprender a tocar «Pinball wizard». Me aprendí todas las canciones de los Who, luego de Led Zeppelin y Hendrix, para pasar después a profundizar en Jimmy Page y llegar hasta los Yardbirds, con los que me entero de que Page tocó en «You really got me» y eso me lleva a los Kinks, y así sucesivamente.

D. Jones

El concepto M.S. podría resumirse en sentimiento mod canalizado en garage americano. Sé de vuestra indiferencia hacia el término ''mod'' y soy consciente de que a los músicos no les hace gracia ser etiquetados, pero, ¿cómo definir el grupo a alguien que no ha podido verlo ni oirlo todavía?
No soy de esos que no soportan verse reducidos a categorías. Creo que el término garage describe sobre todo a adolescentes americanos emulando bandas de la british invasion con más entusiasmo que pericia. Por eso no creo que seamos mods, porque lo que hacemos nos convierte automáticamente en garage. Y nuestras influencias parten de Yardbirds, Cream, Kinks, Who, Animals, Them, etc. ¿Nos hace eso garage? Bien, aquí es donde aparece la delgada línea que separa al garage del proto-punk. Estamos muy inspirados en la Velvet y compartimos muchas de las sensibilidades de MC5, en particular el amor por el primitivo blues americano, el R&B y el R&R, y somos de Nueva York. ¿Somos entonces garage-proto punk? Diría que nuestra principal motivación es conseguir un espectáculo como el de James Brown. Supongo que lo más preciso será decir que entramos en la categoría punk-funk.


Pese a homenajear en su nombre a los vocalistas de Can, practican un intensísimo ''garage con mensaje''

Muchas de las bandas con base 60's son facsímiles incapaces de vigorizar la música inyectándole una interpretación personal. ¿Hubo algún esfuerzo consciente por vuestra parte para conseguir ese sonido tan fresco que se respira en «People Get Ready»?
Para ser honesto, todo lo que hacemos es intentar recrear el sonido de las bandas y discos que nos gustan. Mi actual actitud es: al carajo, sé lo que quiero oir cuando escucho discos y eso es lo que quiero oir también cuando toco.

Según el código de M.S., cuáles son los valores clave de esa década para comprender por qué su música todavía cautiva a las nuevas generaciones.
Mucha gente se hace un flaco favor minimizando los valores de los 60 en cliches simplistas como ''amor libre, colega'' o ''que se joda el sistema, tío''. Uno de esos clichés más común estos días es el de ejemplo de arrepentimiento o verguenza ''por haber estado allí haciendo aquello''. A ese respecto me encanta la charla de Sly Stone en el escenario de Woodstock, dirigiéndose a un público que no quiere corear sus canciones porque podría parecer desfasado. Sly les dice: ''Debeis recordar que no se trata de una moda, sino de un sentimiento. Si fue bueno en el pasado, también lo será ahora''. No tenemos ningún prejuicio cronológico. Si es bueno hoy, es bueno. Si lo era antes, todavía lo es.


«Llevábamos esperando dos años para grabar un disco con Estrus y para que el legendario Tim Kerr nos produjera. Pasamos mucho tiempo trabajando arreglos y armonías, de tal modo que una vez en el estudio pudiésemos sacarlo todo de golpe. Las sesiones fueron una vomitona»
(Sammy James)

MC5 es una de las influencias más reconocibles en «People Get Ready». Muchas canciones están en mayor o menor grado infectadas por el pulso ''revolucionario'' de los Cinco.
Nos gusta MC5, de eso no hay duda, pero hay bandas que están mucho más metidas en su rollo que nosotros. No me preocupa demasiado el aspecto White Panther/John Sinclair del asunto. «Kick Out The Jams» es un gran disco, pero tenemos más en común con «Back In The USA». Nuestras guitarras se inclinan más haciá el british blues primerizo que a sonar como MC5. Graham Tyler tiene una Crestwood, sí, pero somos la banda menos Marshall de todos los tiempos. Lo nuestro no es un rollo de ''monster Detroit guitar'', estamos más próximos a los Yardbirds. Lo que tenemos en común con MC5 es el sentido del espectáculo, sudar el concierto hasta la deshidratación, como James Brown.

Totalmente de acuerdo con esa conexión MC5-soul- Mooney Suzuki. En el disco se respira una tensión muy negra...
Yo ya estaba familiarizado con Brown y Otis Redding cuando conocí a MC5, así que esa influencia fue de las primeras cosas que al principio me gustaron de MC5. Después, en el instituto, toqué mucho material de Brown y de Sly. Pero no quería acabar haciendo ''white boy soul''. MC5 me ayudaron a reconsiderarlo y me inspiraron para empezar a explorar de nuevo la música negra.

Graham Tyler

Ha sido una sorpresa encontrar esa referencia a la mitología griega en «My dear Persephone». El rock y la cultura clásica no suelen hacer migas...
El rock´n´roll tiene sus raices en el gospel, ha tomado mucho de su lenguaje, de modo que en el rock se encuentran unas raices bíblicas. Nada hay más rock´n´roll que Chuck Berry tocando «Beautiful Delilah», una referencia directa a la mitología griega (en cualquier caso filistea, N. del A.). El paisaje literario de Dylan está plagado de personajes clásicos: Abraham, Julio César, Desdémona, etc...Yo creo que rock y cultura clásica siempre han sido compatibles. Ojala la hubiera estudiado más cuando podía, en lugar de dedicarme a grabar con una navaja ''Pink Floyd molan'' en mi pupitre.

Copyright RUTA 66, 2001 - Nº 168


Ver Ruta66



WEB OFICIAL: WEB OFICIAL

SELLO DISCOGRÁFICO: ESTRUS!




Atiza contiene la mas completa agenda de conciertos y bares, asi como la biografia y discografia de los principales grupos que tocan en Barcelona
Atiza 1999-2017 · Aviso Legal · Política de Privacidad · Condiciones de Uso